La siguiente entrevista se realiza con ocasión de la visita virtual de doña Natalia Sievinen, primera ministra electa de Rotham, a la República de Rino Island. La política vikense acaba de ser elegida como primera ministra, con la primera mayoría de los votos escrutados en la pasada elección. 

Rotham es una destacada micronación sudamericana, con una dilatada trayectoria, vinculada estrechamente a la Organización de Micronaciones Unidas, donde hasta hace poco ejercieron la secretaría general. Tras un periodo de relaciones suspendidas, en el 2020 el Presidente Marco Antonio Rino restableció plenamente las relaciones diplomáticas a su estado previo al 2017, manteniéndose actualmente embajadas virtuales mutuas. 

1.- Luego de varios periodos como Hår de Virtualopolis dio el gran salto a la política nacional de Rotham. ¿Que la motivó a emprender este nuevo desafío?

Era un paso evidente en mi carrera. Luego de ser Hår por tres periodos consecutivos era casi hasta necesario pegar el salto hacía la Primera Ministratura. Además el PCR necesitaba una nueva cara para presentarse, ya hemos tratado fórmulas antes que si bien no tuvieron mal desempeño, tampoco llegaban a ganar. Fue una apuesta de todo el partido y por suerte dio sus frutos.

2.-  ¿Cuáles serán los principales objetivos de su administración?

Tenemos muchas propuestas e ideas importantes. No somos críticos de lo que hicieron los anteriores, al contrario, Rotham hoy es lo que es, gracias a ellos. Sin embargo siempre sentimos que faltaban pasos que no se estaban dando. No sabemos si no lo hacían por miedo o porque no lo sintieron necesario, pero nosotros sí. Lo primero que haremos será revincular Rotham con las micronaciones importantes hispanas, hoy hay excelentes relaciones con varias, pero faltan. Deseamos poder generar un sistema económico que no sea único sino que pueda sincronizarse con todos los demás y así poder generar comercio que es algo que le falta a la hispanidad micronacional. Como he propuesto en la campaña, se enviarán leyes al congreso sobre aborto y eutanasia, dando principal hincapié en la necesidad y no en el capricho.

No creo en los cambios radicales, es más, creo que son peligrosos. Pero si me considero un poco más feminista que las Primeras Ministras anteriores.

3.- La prensa vikense calificó su programa como un "cambio feminista radical en Rotham". ¿Esa apreciación de la prensa de su país es correcta? 

No creo en los cambios radicales, es más, creo que son peligrosos. Pero si me considero un poco más feminista que las Primeras Ministras anteriores.

4.-  Fue bastante activa en defensa de la soberanía de Rotham y el Jefe de Estado durante sus alocuciones de campaña. ¿De qué manera se expresará esto en su política exterior?

La soberanía nacional es lo primero que debe cuidarse, y el respeto hacía las instituciones es lo primero que debemos hacer respetar. No permitiremos que nadie emita comentarios ofensivos hacia cualquiera de nuestros símbolos. Rotham siempre fue una Micronación que apostó a la paz, sin embargo hay muchos que no lo entienden. Utilizaremos todo nuestro arsenal diplomático para que quienes nos hagan daño, no quieran volver a hacerlo. Y no quiero que me malinterpreten, nunca utilizaremos la fuerza, pero hay herramientas que son mucho más potentes.

Rotham siempre fue una Micronación que apostó a la paz, sin embargo hay muchos que no lo entienden

5.- Tanto Rino Island como Rotham son hoy por hoy destacadas micronaciones en nuestro sector hispanoparlante. ¿Espera desarrollar nuevos proyectos de colaboración con nuestro país?

Esperamos que sí. Esta es la primera vez que un Primer Ministro electo viaja a Rino Island, algo que debería haberse hecho hace rato. Las potencias debemos unirnos. Esperamos poder tener un estrecho contacto tanto con el Presidente Marco Antonio Rino, como con todo el pueblo Rinoislandes.

6.- Argentina pasa por bastantes problemas actualmente; ¿Qué opinión tiene del actual gobierno de Alberto Fernández?

Nada buena la verdad, es un gobierno populista que roza el autoritarismo, con políticas desesperadas para mantener su control sobre las masas. Como no saben resolver los problemas de base, regalan dinero, a costa de los trabajadores y las industrias. No brindan ningún tipo de garantía sobre las inversiones. Al contrario, generan nuevos impuestos lo que hace que las grandes industrias no quieran llegar a Argentina (y las pocas que hay que se quieran ir). Mantienen los valores de los servicios congelados, lo que genera una falta de inversión en infraestructura y devaluación de la calidad de los mismos. Es lamentable el camino que eligieron. No manejaron bien ni la pandemia ni la economía.


AVISO: la reproducción total o parcial de este artículo o sus imágenes deberá hacerse siempre, en todo tiempo y lugar, indicando la fuente del mismo (Sitio Web Institucional de la República de Rino Island)